Antía Jácome

Un sueño olímpico

23/01/2024 · Por Roberto C. Rascón
Antía Jácome, deportista del Equipo Iberia Talento a bordo
Antía Jácome, deportista del Equipo Iberia Talento a bordo.

Cuando sueña, la piragüista Antía Jácome se visualiza en los Juegos de París con una medalla (¡o dos!) al cuello. Un sueño que, tras conquistar tres platas durante el pasado Mundial, tiene visos de hacerse realidad. Nacida en Galicia, cuna de grandes palistas —como sus referentes David Cal o Teresa Portela—, reivindica su tierra como un lugar ideal para la práctica del piragüismo.

El 2023 consolidó a Antía Jácome (Pontevedra, 1999) como una de las mejores piragüistas del mundo. Así lo prueban las tres medallas de plata conquistadas en el Mundial de Duisburgo (Alemania) celebrado el pasado agosto. Con estos precedentes, la canoísta gallega se ha convertido en una de las grandes esperanzas de medalla de la delegación española en París. Otros deportistas eludirían esa presión, pero Antía parece cómoda con la situación y transmite una confianza arrolladora, hasta el punto de que, cuando se le pregunta si sueña con la medalla olímpica, no lo duda: “Sí, lo tengo muy claro”. De hecho, no sueña con una, sino con dos: en el C1 200, compitiendo individualmente, y en el C2 500, junto a María Corbera. De hacerlo realidad, el piragüismo, que actualmente suma 20 medallas, podría superar a la vela (21) como el deporte que más alegrías ha dado a España en los Juegos. “Creo que, poco a poco, la gente va fijándose más en el piragüismo. Los buenos resultados que estamos teniendo también ayudan”, celebra Antía.

Las tres platas logradas durante el pasado Mundial te consolidan como una de las mejores piragüistas del mundo. ¿Ese status supone una presión añadida para ti?
No siento esa presión porque, precisamente, lucho a diario para ser una de las mejores del mundo. Para mí, los buenos resultados son el mejor regalo posible. El 2023 fue un gran año porque no me he bajado del podio, ni en el Mundial, ni en la Copa del Mundo, ni en los Juegos Europeos. He estado entre las mejores y no puedo pedir mucho más, salvo lograr un oro olímpico en 2024.

Con solo 23 años has alcanzado grandes metas. ¿Dirías que ha sido el talento lo que te ha hecho llegar tan lejos? ¿O hay algo más?
Nadie nace con talento, el talento se trabaja. El esfuerzo diario es el que te permite alcanzar o no los objetivos que te vas marcando. Yo siempre me he puesto metas realistas, cuando empecé ni mucho menos pensaba en ser campeona olímpica. Todos tenemos sueños, pero lo mejor es ir pasito a pasito porque el camino es largo y lo que hay que hacer es disfrutar de él.

“Nadie nace con talento, el talento se trabaja. El esfuerzo diario es el que te permite alcanzar o no los objetivos que te vas marcando”

Más allá del duro entrenamiento, ¿qué otros aspectos son claves para conseguir el éxito deportivo?
Hay muchísimos puntos a trabajar más allá del entrenamiento. Por ejemplo, este año he cambiado varios aspectos de mi vida, entre ellos la nutrición, y me ha ido muy bien. Cada puntito extra importa. También ayuda tener un buen psicólogo. La cabeza es fundamental en el deporte, te diría que es un 80% porque, si la cabeza no quiere, el cuerpo no responde. Hay que enseñar a la mente a disfrutar del esfuerzo, por muy duro que sea. Yo he aprendido a disfrutar de cada momento que me regala el piragüismo.

Tu siguiente gran objetivo es París. A Tokio fuiste con unas aspiraciones modestas y, aún así, lograste un diploma olímpico (5ª en C1 200). ¿Ahora sueñas con la medalla?
Sí, lo tengo muy claro. A los Juegos de Tokio fui con otra mentalidad porque ni esperaba ir, me clasifiqué dos semanas antes y no sabía qué podía lograr. El 5º puesto fue una locura porque nunca había estado tan arriba en una competición al más alto nivel. Mi 2023 fue increíble y ahora mi mente está enfocada en la medalla, o medallas (tanto en individual como en doble), olímpicas. ¡Voy a por todas!

Los barcos españoles de C1 200 y C2 500 ya están clasificados para París. Salvo sorpresa, tú irás en ellos. ¿Lograrlo con tanta antelación puede inducir, aunque sea inconscientemente, a la relajación?
Creo que es importante esa, entre comillas, relajación. Los deportistas vivimos en un continuo estrés y haber clasificado los barcos da tranquilidad. En cualquier caso, no nos podemos dormir porque en abril tenemos un selectivo en España en el que se decidirá quién se subirá finalmente a esos barcos. Yo no pienso que ya estoy clasificada para los Juegos, pienso que me falta aún ese asalto para poder estar en París. Por eso hay que seguir luchando a diario.

“Mi 2023 fue increíble y ahora mi mente está enfocada en la medalla, o medallas, olímpicas. ¡Voy a por todas!”

María Corbera es tu compañera en el C2 500 y, al mismo tiempo, tu rival en el C1 200. ¿Cómo se lleva esa situación? ¿La competencia os hace mejores?
María y yo nos llevamos muy bien. De hecho, desde que empezamos a trabajar juntas nuestra relación ha cambiado; tenemos más comunicación y menos rivalidad. Que podamos apoyarnos mutuamente es muy bonito. Al final, es importante tener compatibilidad con tu compañera y no es fácil lograrla. Tenemos mucha confianza y mucha ilusión en el C2 500 de cara a París. ¡Pinta bien! Y, a nivel individual, es bueno que tengamos un pique sano porque ambas queremos ganar.

La selección sumó 13 medallas en el último Mundial, demostrando estar en plena forma. ¿Qué se hace bien dentro del piragüismo español?
Le ponemos muchas ganas y eso es fundamental. Desde cada equipo (canoa hombre, canoa mujer, kayak hombre y kayak mujer) hasta cada entrenador. También es muy importante el hecho de que, cada vez, contamos con más medios para sacar nuestro máximo rendimiento. El respaldo de la Federación se nota en los resultados.

“En Galicia tuvimos a uno de los pioneros, David Cal, y eso hizo que muchos nos ilusionáramos con emularle”

Y ¿qué tiene Galicia para sacar tanto talento vinculado al piragüismo? Teresa Portela, Rodrigo Germade, Carolina García, Carlos Arévalo, tú…
En Galicia tuvimos a uno de los pioneros, David Cal —mi actual director técnico en la UCAM—, y eso hizo que muchos nos ilusionáramos con emularle y poder representar a España. Tener un referente así en tu tierra es clave. En mi entorno la gente hablaba mucho de piragüismo y todos seguían a David por televisión. También tenemos a Teresa Portela, que para mí es otro referente. Ambos son, además, muy cercanos, especialmente con los más pequeños. Otro aspecto clave son los buenos (y bonitos, ¡qué te voy a decir yo!) sitios que tenemos para entrenar en Galicia.

Para Teresa Portela, los de París serán sus séptimos Juegos. Para ti, los segundos. ¿Sueñas con emularla?
A día de hoy, si pienso en competir en siete Juegos se me hace cuesta arriba. No es que no quiera emularla, Teresa es una mujer increíble y lo que ha conseguido es brutal, pero todo lo que ha tenido que entrenar durante tantos años es exagerado y no me lo planteo ahora mismo. Yo seguiré hasta que mi mente y mi cuerpo me digan basta, hasta que deje de disfrutar con lo que hago. Claro que me gustaría ir a más Juegos y ganar medallas olímpicas, pero prefiero vivir el día a día y no pensar tanto en el futuro.